Hay muchas recetas para hacer pan. Yo como principiante he elegido una muy básica que ni siquiera necesita tiempo de elevado. Los ingredientes son: 175 ml de agua, una cucharada de aceite de oliva, una cucharadita de sal, 310 gr de harina y 15 gr de levadura fresca. Mezclamos el agua y el aceite y lo templamos durante 10 sg en el micro. Agregamos la levadura y mezclamos. Incorporamos la sal y vamos añadiendo la harina, mezclando (con una cuchara) hasta que se unan todos los ingredientes. Es el momento de añadir si se desea sésamo, nueces, avena, semillas de lino,.... En una superficie adecuada y con harina (la encimera, por ejemplo) vamos amasando durante unos 10 minutos, con fuerza, hacia dentro (incluso la podéis tirar a dicha superficie para desahogaros, jeje). Si está quedando muy pegajoso podemos añadir un poco mas de harina. Lo colocamos en un recipiente que previamente ha sido untado con un papel con aceite y apto para horno con tapadera (tiene que quedar espacio para que crezca). Realizamos cortes en la superficie de nuestra masa y pintamos con un poco de aceite de oliva y yo le he añadido orégano. Horno (no precalentado) 220 grados durante unos 40-45 minutos. Sacamos y al abrir tenemos cuidado con el vapor. Dejamos enfriar en rejilla para que no se reblandezca.