Os animo a hacer este apetitoso postre, merienda o tentempié. Fácil, rico y muy nutritivo.

El kiwi es la fruta más completa según hace poco tiempo se ha publicado en el Journal of the American College of Nutritión un estudio destinado a ev...aluar el valor nutricional de 27 frutas diferentes, para informar sobre cuales son las más interesantes desde el punto de vista dietético. El kiwi obtuvo la puntuación más alta (16), seguido de la papaya (14), el mango y la naranja (11), la manzana (10), y un largo etcétera.

Cien gramos de kiwi apenas poseen 50 calorías, y su escaso aporte calórico contrasta con su riqueza en vitaminas y minerales. Contiene dos veces más vitamina C que la naranja y el doble vitamina E que el aguacate, y también buena cantidad de vitamina A, pero con el 40 por 100 menos de calorías, y las vitaminas combaten la oxidación de las arterias protegen frente a los radicales libres, y son inmuno estimulantes.

Es rico en sales minerales, sobre todo potasio con 330 mg. casi tanto como el plátano considerado la fruta más rica en este elemento, 24 mg. de magnesio, 30 g. de fósforo y cromo que juega un papel en la diabetes y obesidad, y buena cantidad de ácido fólico muy útil en las mujeres gestantes y para prevenir el cáncer de colon. Además, contiene fibra dietética en forma de pectinas que ayudan en el tránsito intestinal, y a reducir el colesterol. También es muy útil en las dietas infantiles y para personas mayores.

Una de las razones que han llevado al kiwi a lo más alto del podio nutricional es su riqueza en vitaminas C, E y A, y trazas del grupo B, en potasio, calcio, cobre, magnesio y fibra, con sólo trazas de proteínas, apenas grasas y buenos carbohidratos. Ejerce una labor reguladora del metabolismo de los hidratos de carbono y ayuda a la formación del tejido conjuntivo, reforzando las defensas del organismo. Además, influye en el buen funcionamiento de los sistemas circulatorio y nervioso, en la formación de los huesos y los dientes, y en la distribución de las proteínas que hacen los tejidos del cuerpo.

A sus propiedades nutritivas, el kiwi une su inigualable y exótico sabor, con una carne reflejo de su tierra madre, tan verde como la clorofila que le rodea, suave, fresco, perfumado y rico en sabores. El kiwi, como cualquier otra fruta, es preferible comerlo maduro, dejándolo en casa dentro de una bolsa de plástico bien cerrada,, junto a una pera o una manzana; al día siguiente el kiwi está listo para comer.

Las fresas o frutilla aportan pocas calorías, abundante vitamina C y antioxidantes, los cuáles contrarrestan el envejecimiento y el efecto dañino de sustancias que pueden favorecer el desarrollo de cáncer.
La vitamina C es un potente antioxidante, al igual que la vitamina E y los flavonoides presentes en las fresas. La vitamina C interviene en la formación de huesos, dientes y glóbulos rojos. Asimismo, las fresas tienen elevado contenido de potasio y son bajas en sodio. Al igual que con la vitamina C, aportan ácido cítrico, ácido salicílico, ácido málico y oxálico y en menor proporción vitamina E.

◾La fruta ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre ya que posee alto contenido en ácido ascórbico (vitamina C) y también tienen lecitina (disminuye la absorción de colesterol) y pectina (fibra soluble).
◾Los minerales y vitamina C hacen de la fresa una fruta excelente en pacientes con anemia.
◾En las hojas podemos encontrar numerosos compuestos con propiedades antiinflamatorias. Entre ellos destaca el ácido salicílico, flavonoides (principlamente catequina y quercetina) y minerales (entre los que destacan el magnesio y el cobre). También la raíz tiene una concentración considerable de sustancias antiinflamatorias. Con este fin se puede tomar infusión de hojas o cocción de raíz, ambos preparados son útiles en pacientes de artritis y otros procesos inflamatorios crónicos.
◾Uno de los efectos más conocidos y utilizados de la fresa es el astringente. Esta acción es debida al alto contenido en taninos que presenta principalmente la hoja. La cocción de hojas de fresa y su acción astringente es útil contra la diarrea y llagas bucales.
 
Foto: Os animo a hacer este apetitoso postre, merienda o tentempié. Fácil, rico y muy nutritivo. El kiwi es la fruta más completa según hace poco tiempo se ha publicado en el Journal of the American College of Nutritión
 un estudio destinado a evaluar el valor nutricional de 27 frutas diferentes, para informar sobre cuales son las más interesantes desde el punto de vista dietético. El kiwi obtuvo la puntuación más alta (16), seguido de la papaya
 (14), el mango y la naranja (11), la manzana (10), y un largo etcétera. Cien gramos de kiwi apenas poseen 50 calorías, y su escaso aporte calórico contrasta con su riqueza en vitaminas y minerales. Contiene dos veces más vitamina
 C que la naranja y el doble vitamina E que el aguacate, y también buena cantidad de vitamina A, pero con el 40 por 100 menos de calorías, y las vitaminas combaten la oxidación de las arterias protegen frente a los radicales libres, y son
 inmuno estimulantes. Es rico en sales minerales, sobre todo potasio con 330 mg. casi tanto como el plátano considerado la fruta más rica en este elemento, 24 mg. de magnesio, 30 g. de fósforo y cromo que juega un papel en la diabetes y
 obesidad, y buena cantidad de ácido fólico muy útil en las mujeres gestantes y para prevenir el cáncer de colon. Además, contiene fibra dietética en forma de pectinas que ayudan en el tránsito intestinal, y
 a reducir el colesterol. También es muy útil en las dietas infantiles y para personas mayores. Una de las razones que han llevado al kiwi a lo más alto del podio nutricional es su riqueza en vitaminas C, E y A, y trazas del grupo B, en
 potasio, calcio, cobre, magnesio y fibra, con sólo trazas de proteínas, apenas grasas y buenos carbohidratos. Ejerce una labor reguladora del metabolismo de los hidratos de carbono y ayuda a la formación del tejido conjuntivo, reforzando
 las defensas del organismo. Además, influye en el buen funcionamiento de los sistemas circulatorio y nervioso, en la formación de los huesos y los dientes, y en la distribución de las proteínas que hacen los tejidos del cuerpo.
 A sus propiedades nutritivas, el kiwi une su inigualable y exótico sabor, con una carne reflejo de su tierra madre, tan verde como la clorofila que le rodea, suave, fresco, perfumado y rico en sabores. El kiwi, como cualquier otra fruta, es preferible
 comerlo maduro, dejándolo en casa dentro de una bolsa de plástico bien cerrada,, junto a una pera o una manzana; al día siguiente el kiwi está listo para comer. Las fresas o frutilla aportan pocas calorías, abundante vitamina
 C y antioxidantes, los cuáles contrarrestan el envejecimiento y el efecto dañino de sustancias que pueden favorecer el desarrollo de cáncer. La vitamina C es un potente antioxidante, al igual que la vitamina E y los flavonoides presentes
 en las fresas. La vitamina C interviene en la formación de huesos, dientes y glóbulos rojos. Asimismo, las fresas tienen elevado contenido de potasio y son bajas en sodio. Al igual que con la vitamina C, aportan ácido cítrico, ácido
 salicílico, ácido málico y oxálico y en menor proporción vitamina E. ◾La fruta ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre ya que posee alto contenido en ácido ascórbico (vitamina C) y también
 tienen lecitina (disminuye la absorción de colesterol) y pectina (fibra soluble). ◾Los minerales y vitamina C hacen de la fresa una fruta excelente en pacientes con anemia. ◾En las hojas podemos encontrar numerosos compuestos con propiedades antiinflamatorias.
 Entre ellos destaca el ácido salicílico, flavonoides (principlamente catequina y quercetina) y minerales (entre los que destacan el magnesio y el cobre). También la raíz tiene una concentración considerable de sustancias
 antiinflamatorias. Con este fin se puede tomar infusión de hojas o cocción de raíz, ambos preparados son útiles en pacientes de artritis y otros procesos inflamatorios crónicos. ◾Uno de los efectos más conocidos y
 utilizados de la fresa es el astringente. Esta acción es debida al alto contenido en taninos que presenta principalmente la hoja. La cocción de hojas de fresa y su acción astringente es útil contra la diarrea y llagas bucales.