Las manzanas al horno son muy fáciles y están riquísimas: cortas las manzanas y las pones en una fuente apta para el horno. Las bañas con una mezcla de mantequilla (que previamente has derretido un poco en el micro), unas dos cucharadas de miel, vino y espolvoreas con canela. Al horno a unos 200 grados y vas mirando porque cada manzana tiene su tiempo pero cuando las veas jugosas y tiernas..